Si no sabes qué hacer con tu vida, hazte estas 7 preguntas

No sé qué hacer con mi vida

La mayoría de nosotros no sabemos qué hacer con nuestra vida. Incluso después de terminar la escuela. Después de tener un trabajo. Ni siquiera cuando ganamos suficiente dinero para tener la vida que queremos.

Entre los 17 y los 22 años cambiaba de propósito en la vida más de lo que cambiaba mi ropa interior.

Incluso después de iniciar mi primer negocio, no fue hasta los 23 años cuando realmente decidí qué quería ser y hacer.

Las mayores posibilidades son que tú seas como yo y no tengas tampoco ni idea de qué hacer. Y parte de ese problema viene del propio concepto de “propósito de vida” en sí.

La idea de que cada uno hemos nacido para alcanzar grandes cosas se ha convertido en una misión para encontrar ese propósito.

A diario recibo emails y comentarios aquí en Gananci de lectores diciéndome que no saben qué ser en la vida, a qué quieren dedicarse, o cuál sería el negocio ideal para ellos.

Pero no puedo contestar a eso. Cada uno debe guiarse por su corazón, y yo no soy nadie para decirte qué es importante para ti o qué deberías hacer con tu vida.

Sin embargo, quiero compartirte algunas preguntas que a mí me ayudaron a decidirme para saber qué hacer con mi vida.

Te ayudarán a encontrar por ti mismo qué es importante para ti y qué puede darle significado a tu vida.

 

1. ¿Cuál es el precio que estás dispuesto a pagar?

Sé que para ser la primera pregunta que debes hacerte, puede sonarte algo pesimista.

Pero te voy a contar una verdad que nadie te dirá en la escuela ni en las clases preparatorias para entrar en la universidad:

Todo tiene su lado malo a veces.

Todo implica un sacrificio e incluye algún tipo de coste. No hay nada que sea agradable o placentero todo el tiempo.

Así que esta pregunta se convertiría en esta otra: ¿qué problemas o sacrificios estás dispuesto a aguantar?

 

No sé qué hacer con mi vida

 

Después de muchos años, me he dado cuenta de que lo que de verdad hace que no abadonemos algo que nos importa es nuestra habilidad para manejar los obstáculos en el camino.

Si quieres ser un emprendedor brillante, pero no aguantas el fracaso, no vas a llegar muy lejos.

Si quieres ser un artista profesional, pero no estás preparado para que rechacen tus obras cientos de veces, estás acabado antes de empezar.

Si quieres ser abogado de juicios, pero no soportas trabajar 50 horas a la semana… tengo malas noticias para ti.

¿Qué experiencias desagradables eres capaz de soportar? ¿Estás dispuesto a aguantar toda la noche despierto escribiendo? ¿No te importa retrasar 10 años el formar una familia?

 

2. ¿Qué haría llorar ahora a tu “yo” de 8 años?

Cuando era un niño solía escribir historias. Me sentaba en mi habitación solo durante horas y escribía, y escribía sobre alienígenas, guerreros, superhéroes…

No lo hacía para impresionar a nadie, ni siquiera a mí mismo: lo hacía por la pura felicidad que me daba.

Y un día, sin ninguna razón, dejé de hacerlo. Ni siquiera recuerdo por qué.

Lo que quiero decirte es que todos tendemos a perder el contacto con lo que amábamos cuando éramos niños. En la adolescencia nos enseñan que la única razón para hacer algo es recibir a cambio una recompensa.

 

No sé qué hacer con mi vida

 

No fue hasta muchos años después cuando volví a descubrir lo que me gustaba escribir.

Estoy seguro de que si mi “yo” de 8 años le hubiese preguntado a mi “yo” de 20 años por qué no seguía escribiendo, le hubiese contestado cosas como:

Creo que no soy lo suficientemente bueno escribiendo. O habría dicho Porque no se gana dinero haciendo eso.

Lo peor de todo es que no sólo habría estado equivocado, sino que mi “yo” de 8 años probablemente habría empezado a llorar.

Así que pregúntate: ¿qué cosas te apasionaban cuando eras pequeño y dejaste de hacer hace mucho tiempo? ¿Por qué no vuelves a intentar hacerlas ahora?

 

3. ¿Qué te hace olvidar comer e ir al baño?

Todos hemos tenido esa experiencia en la vida en la que estábamos tan sumergidos que los minutos se convirtieron en horas, y las horas se convirtieron en un “¡me he olvidado completamente de comer!“.

A mí me pasaba con los vídeojuegos. No era algo bueno; de hecho, llegó a convertirse en un pequeño problema. Me sentaba y jugaba horas y horas, y olvidaba estudiar para mis exámenes e incluso comer.

 

No sé qué hacer con mi vida

 

Cuando por fin me dí cuenta que aquello no era del todo sano, descubrí que mi pasión no eran los vídeojuegos. Mi pasión era superarme a mí mismo, ser bueno en algo y luego intentar mejorar en eso.

Y cuando apliqué esa obsesión y competición conmigo mismo a mis negocios y mi pasión por escribir, conseguí algo grande.

Quizás para ti es otra cosa distinta. Puede que lo tuyo sea organizar algo al detalle, o perderte en un mundo de fantasía, enseñar algo a alguien o resolver problemas técnicos.

Sea lo que sea, no mires sólo a las actividades que te hacen perder el sueño, sino a las habilidades que usas para ejecutar esas tareas que tanto te gustan.

Porque esos talentos seguro que puedes aplicarlos en cualquier cosa que además te apasione.

 

4. ¿Cómo puedes avergonzarte a ti mismo aún más?

Antes de poder ser bueno en algo y hacer algo importante, debes empezar haciéndolo mal y no teniendo ni idea de qué estás haciendo.

¿De verdad crees que cuando Steve Jobs pensó en crear el primer iPhone, le salió bien a la primera? Tuvo que realizar muchos modelos y hacer muchos cambios con sus ingenieros para lanzar al mercado el producto final.

Y cuando lo hizo, le llovieron las críticas.

¿Un teléfono sin teclado? Este tipo está loco. ¿Quién va a querer llevar un celular tan grande encima a todas partes?

El punto de toda esta historia es que si evitas hacer algo que quieres porque no estás seguro o porque te da vergüenza lo que digan de ti, nunca harás nada importante.

 

No sé qué hacer con mi vida

 

Ahora mismo seguro que hay algo que deseas hacer, algo con lo que fantaseas, pero no lo haces. Tienes tus razones para pensar así, no lo dudo.

¿Pero cuáles son? Porque te lo digo: si una de esas razones está basada en lo que otros piensen de ti, estás malgastando tu tiempo.

Si tus razones son tipo “no puedo iniciar un negocio ahora porque pasar más tiempo con mis hijos es más importante”, vale, suena razonable.

Pero si son del tipo “a mis padres no les gusta eso“, “mis amigos se reirán de mí” o “si fracaso, me sentiré como un idiota“, seguramente estarás evitando hacer algo que te importa de verdad.

Y lo haces porque esa cosa que te importa te asusta demasiado.

Por naturaleza, los grandes logros son únicos e inusuales. Y para lograr el éxito, debemos ir en contra de la mentalidad tradicional.

Y eso da miedo.

Así que acepta la vergüenza. Sentirse tonto es parte del camino para conseguir algo importante, algo que tenga sentido.

Cuanto más te asuste una decisión en la vida, probablemente más necesario sea tomarla.

 

5. ¿Cómo vas a salvar el mundo?

Por si no has visto las noticias últimamente, el mundo tiene unos cuantos problemas.

Y para vivir una vida feliz y sana, debemos tener en cuenta valores mucho más importantes que nuestro propio placer y satisfacción. Hay muchos estudios que ya demuestran esto.

Así que escoge un problema y empieza a salvar el mundo. Hay muchos entre los que elegir.

Por ejemplo, los horribles sistemas educativos, el desarrollo de la economía, la corrupción de los gobiernos…

 

No sé qué hacer con mi vida

 

Si no sabes qué hacer con tu vida, quizás ayudar a otros con sus problemas sea el propósito que llevas buscando desde hace tiempo.

Encuentra un problema que te preocupe y empieza a resolverlo. Obviamente no vas a resolver los problemas del mundo tú solo, pero puedes contribuir y hacer una diferencia en ellos.

Y ese sentimiento de marcar la diferencia es lo que al final será más importante para tu propia felicidad y satisfacción.

 

6. Si te obligan a estar fuera de casa todo el día, ¿qué harías y a dónde irías?

Aquí el enemigo es nuestra propia comodidad. Nos acostumbramos a la rutina. El sofá es un sitio cómodo. Nuestro programa favorito en la tele nos distrae siempre. Y así, no pasa nada nuevo.

Esto es un gran problema.

Lo que la mayoría de gente no entiende es que la pasión es el resultado de la acción, no la causa.

Descubrir qué te apasiona en la vida y qué es lo que realmente te importa es un deporte de contacto que tienes que practicar a diario.

Ninguno de nosotros sabe exactamente cómo nos hace sentir una actividad hasta que la probamos.

Pregúntate a ti mismo: si alguien te pusiese una pistola en la cabeza y te forzara a salir de tu casa cada día durante 16 horas, ¿qué elegirías hacer para estar ocupado?

 

No sé qué hacer con mi vida

 

Y no me respondas que quieres irte a una cafetería a revisar tu Facebook; probablemente eso ya lo hayas hecho.

Imaginemos que no hay celulares, ni radio, ni televisión. Tienes que estar todo el día fuera y sólo volverías para dormir en casa. ¿Qué harías y a dónde irías?

¿Te apuntarías a una clase de baile? ¿A un club de lectura? ¿Estudiarías en la universidad? ¿Inventarías un nuevo sistema para llevar agua a África y salvar la vida de miles de niños?

¿Qué harías con todo ese tiempo?

Si quieres que te sea más sencillo, piensa en algunas cosas, apúntalas en un papel, y luego sal a la calle y hazlas.

Sentado ahí en tu habitación sin mover un dedo no vas a cumplir ninguno de tus sueños.

7. Si en un año murieses, ¿qué harías antes y cómo querrías ser recordado?

A la mayoría de nosotros no nos gusta pensar en la muerte, o en qué cosas debemos hacer antes de morir.

Pero pensar en nuestra propia muerte tiene muchas ventajas prácticas. Y una de ellas es que nos fuerza a meditar sobre qué es lo realmente importante y qué hace que malgastemos nuestro tiempo en frivolidades.

Sé que puede parecerte una pregunta un poco fuerte, pero es necesario que pienses en ella.

¿Cuál va a ser tu legado? ¿Qué historias contará la gente cuando te hayas ido? ¿Quieres que digan que siempre estabas sentado viendo la tele, o que eras feliz con lo que hacías cada día?

 

No sé qué hacer con mi vida

 

Y eso que te hacía tan feliz, ¿cómo puedes empezar a trabajar en ello HOY para conseguirlo? Haz una lista con las cosas que te gustaría hacer antes de morir y toma acción.

Cuando la gente no sabe qué hacer con su vida, no sabe qué dirección tomar, ni cuál es su propósito, suele ser porque no saben qué es realmente importante para ellos, ni conocen cuáles son sus valores.

Y cuando no sabes cuáles son tus valores, empiezas a tomar los de otras personas y a vivir según las prioridades de otros y no las tuyas propias.

Así que piensa: ¿qué te haría feliz antes de morir?

 

Además de hacerte estas 7 preguntas, lo más importante que debes recordar cuando intentes saber qué hacer con tu vida es que sin moverte nunca conseguirás nada.

Debes tomar decisiones y probar nuevas cosas, incluso aunque termines odiando esas actividades o queriendo hacer otra cosa.

Al final de tu vida no te arrepentirás de haber probado algo y haber fallado, sino de ni siquiera haberlo intentado.

 

¿Te has hecho estas 7 preguntas ya y sabes por fin qué hacer con tu vida? Entonces déjame un comentario aquí abajo y ¡dime qué has decidido!

Shares
The following two tabs change content below.
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

45 comments on “Si no sabes qué hacer con tu vida, hazte estas 7 preguntas

  1. Gracias por tu art. Me ayudó bastante!! Esperó saber ponerlo en práctica.
    La pregunta N° 7 me lo estoy haciendo hace tiempo.

  2. Muy buen articulo!!! Aunque no pude evitar pensar que, al momento en que nombraste que los videojuegos consumían gran parte de tu tiempo y ese habito no era saludable para vos, muchos adolescentes se sentirían identificados.
    Mi principal dilema a la hora de decidirme por algo, es que me apasionan muchas cosas y sinceramente, se que tengo la capacidad para hacer todo lo que me realmente quiero.
    Una de las cosas que mas disfruto es jugar videojuegos y mirar anime (que dependiendo del punto de vista de cada uno, puede ser un agente para el fracaso en la búsqueda del éxito personal). Yo no lo veo así… Conozco y he hablado con gente, que piensa en los videojuegos como una forma de competencia sana y de autosuperación, que deja buenas enseñanzas. Y si vamos al caso del éxito/fama/dinero que puedas conseguir, también hay posibilidades si quieres llegar lejos en ese ámbito. Desde ser jugador profesional, formar un equipo competitivo, ser analista, etc.
    Últimamente estoy pensando mucho en que hacer con mi vida… como dije, mi dilema es la cantidad de cosas que me gustan y me apasionan… mas allá de que disfrute muchísimo jugando videojuegos y viendo anime, también se que seria enormemente feliz si estudio algo relacionado a química, matemática, física y sus diversas ramas o también informática, idiomas, literatura, historia y tantas otras cosas! (Y todo eso hablando de las cosas con las que podría llegar a ser exitoso, si es que así lo deseo…)
    Lo mas importante en la vida es ser feliz y contribuir en la felicidad de las demás personas, siempre y cuando no perjudiques a otros! Si generas un cambio positivo en el mundo, muchísimo mejor! Todos podemos hacer un mundo mejor, pero siempre razonando y analizando bien las situaciones!
    Creo que escribí un mensaje muy largo, ojala se envié y lo contestes jajaja. Tengo varias dudas respecto a tu persona, espero que podamos escribirnos un poco mas por acá. Saludos 🙂

    • Diste en el clavo Dante 😉 Siempre y cuando los videojuegos nos permitan aprender o usarlos para algún fin productivo, no tienen por qué ser un mal hábito. Otra cosa es lo que me pasaba a mí que los usaba como pura distracción y no como algo de lo que sacar nuevas habilidades o talentos por ejemplo.

      Pero esa una historia para otro día 😛 Gracias por comentar amigo.

      • Jajajaja y cada tanto jugas un poco?
        Me intriga saber algo… Te ganas la vida gracias a que exactamente?
        Debido a esta pagina o a algun libro? A publicidad?
        Quizas la forma en la que lo estoy redactando suena ofensiva, pero realmente es pura curiosidad (tengo sueño y queria comentar rapido antes de ir a dormir)
        Saludos! Que tengas un excelente dia 😀

        • Ahora depende: hay veces que tengo tiempo para jugar los fines de semana, y otras veces no puedo en un mes 😛

          No te preocupes por la pregunta 😉 Soy emprendedor y tengo negocios, y en esta página ayudo a otros que quieren iniciar también sus proyectos. Un saludo amigo y espero volver a charlar contigo!

  3. Gracias!!!!

    No solo lo disfrute sino que me hizo refelxionar sobre lo importante y valioso que es nuestro tiempo, los sueños de cada uno y las ansias de progresar en todos los aspectos de nuestra vida. Para ello, es importante la energia dedicada a ello y la actitud frente al desafio… la vida misma y lo que nosotros elegimos para vivirla.

    gracias porque que me hicieron ver el presente desde unpunto de vista positivo y recupere ese aliento a seguir adelante apostando por un mañana mejor!

    Saludos!!!

  4. Gracias por este artículo, es justo lo que quería escuchar porque la depresión que tengo no me deja ni pensar. Muchas gracias, de todo corazón!

  5. Me encanto el articulo! Justo estoy pensando en un giro en mi vida profesional. Mientras tanto trabajo asi que no es facil hacerme el tiempo para repensar mi presente y mi futuro, pero por suerte lo logro todos los dias un poquito mas!! GRACIAS!!!

  6. Creo que son las palabras de motivación, que uno debería hacerse todos los días, en vez de sentarse a quejar.
    Muchas gracias por esta gran reflexion

  7. Excelentes consejos los que da. Muchas gracias por tomarse el tiempo de hacerlo reflexionar a uno. Muchos nos encontramos en ese dilema.
    Bendiciones

  8. Este artículo será como una guía para muchos con la llegada del Año Nuevo. Y de gran ayuda para alcanzar los sueños, metas y resoluciones que suelen plantearse por estas fechas. Buen artículo, buen tema, fresco, sencillo, directo y real. Felicidades, Andrés. No siempre comento, pero siempre es un gusto leer tus publicaciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen − five =

About the Author

Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.