10 errores que te harán fracasar al montar tu negocio

Montar un negocio

El gran problema que tienen muchos emprendedores al montar un negocio rentable es que son expertos en conocer los productos o servicios que venden, pero saben muy poco sobre administrar una empresa.

Y eso es lo que hace que muchos negocios fracasen más tarde o más temprano.

No te voy a mentir: a mí también me pasó. Mi primer emprendimiento me arruinó y me dejó sin dinero por no saber manejarlo como debía.

Pensaba que mi idea era maravillosa (y en realidad, sí que lo era) y que sólo con eso, y mi pasión por arrancar mi proyecto, era suficiente para emprender un negocio.

No dejes que eso te pase a ti. Si esta es tu primera vez como emprendedor, sé honesto contigo y admite que no tienes todos los conocimientos necesarios, y que necesitas aprender algunas cosas antes de tu apertura.

Por eso aquí voy a compartirte los 10 errores más comunes que los emprendedores cometen al montar un negocio, y en los que yo también caí e hicieron que fracasase.

Ten siempre en cuenta estos consejos para que a ti no te suceda lo mismo.

 

10 errores que debes evitar al montar un negocio

 

1. No tener suficiente dinero

El primer gran error que se comete al abrir un negocio es el de quedarse sin dinero, sin importar si han pasado 2 años desde su apertura o tan sólo unos pocos meses.

Hay un par de razones por las que esto ocurre:

  • El negocio empieza a generar más beneficios, y el emprendedor decide invertir esas ganancias en expandir la empresa, pero falla en elegir una buena estrategia de expansión y malgasta ese dinero.
  • El negocio tiene más pérdidas que ganancias, pero el emprendedor no hace NADA para solucionarlo.

 

Montar un negocio

 

Quizás pienses que eso no te pasará a ti; pero el 62% de los nuevos negocios tienen que cerrar antes de un año por culpa de estas dos causas. Así que no te subestimes.

Es muy normal ver cómo tu empresa empieza a crecer, y querer invertir esos beneficios en hacerla aún más grande vendiendo otros productos o llegando a otros clientes.

Pero no caigas en la tentación de gastar todo lo que has ganado hasta ese momento en algo que no estás seguro de si funcionará o no. Estudia bien tu estrategia para expandirte, e invierte el mínimo dinero que puedas, y hazlo poco a poco.

Y lo mismo sucede si abres un negocio y compruebas que no funciona como tú esperabas, y que en vez de ingresos, te aporta pérdidas.

No te empeñes en gastar dinero en ello: investiga qué es lo que no está funcionando bien, y puede hacer a tu negocio más rentable. Busca otros modos de promocionarte, de atraer más clientes, y de arreglar el desastre antes de que sea muy tarde.

 

2. No despedir a los malos empleados

Puede que al principio comiences tu negocio tú solo, como el único trabajador, porque no tengas presupuesto para contratar a una persona que te ayude.

Pero cuando más adelante necesites empleados, no te dejes llevar por tus emociones y ser incapaz de despedirlos. Si contratas a alguien que no hace bien sus tareas, despídele cuanto antes.

Recuerda que una empresa es como una gran máquina con engranajes: para que funcione bien, todo debe encajar de forma adecuada.

Y si uno de esos engranajes (en este caso, uno de tus empleados), está estropeado, afectará al resto de la maquinaria y hará que todo se vaya a la basura antes de lo que piensas.

 

Montar un negocio

 

3. Creer que tú no eres el problema

Después de mi primer gran fracaso, decidí atender un curso sobre gestión de empresas para mejorar mis conocimientos y habilidades.

Y en él me enseñaron una lección muy valiosa: que el 90% de los problemas en un negocio suelen venir por la mala gestión que hacen sus dueños.

No seas hipócrita pensando que cuando todo va bien, es gracias a ti, pero cuando va mal, es por culpa de tus empleados, tus clientes, o de la economía mundial.

Se lo suficientemente humilde para analizarte a ti de forma objetiva, y ver si eres tú el que está cometiendo errores que están llevando a tu emprendimiento al fracaso.

En caso de que así sea, busca soluciones, apúntate a distintos cursos para emprendedores para aprender más y mejorar la situación, y no pares de luchar hasta que todo vuelva a estar arreglado.

 

Montar un negocio

 

4. Descuidar a tus clientes

Es muy triste decir esto, pero la mayor parte de dueños de empresas – incluso de grandes compañías – que he conocido sólo se preocupan por una cosa: cuánto dinero tienen sus clientes y cuánto están dispuestos a gastarse en sus productos.

Sí, es cierto que al montar un negocio lo haces para generar ingresos; pero eso no quiere decir que lo único importante es ganar más y más, y que a tus compradores puedes tratarles como te dé la gana.

El juego no funciona así.

 

Montar un negocio

 

Trata a tus clientes de la misma manera en que te gustaría que te tratasen a ti a diario. Cuídales todo lo que puedas y conseguirás tener una base de compradores fieles a ti y a tu empresa para siempre.

No abras un perfil en Facebook sólo para publicar tus ofertas, sin molestarte en contestar a las preguntas que te hacen. Ni pongas malas caras cuando alguien entra a comprar a tu tienda sólo porque no te gusta su aspecto.

 

5. Decir “sí” a todo

Los humanos somos muy curiosos: la mayoría queremos agradar a todo el mundo, sin darnos importancia a nosotros mismos, y por eso nos da miedo decir “no” en muchas ocasiones, cuando en realidad tampoco es algo tan horrible.

En la vida, es importante aprender a decir que no cuando lo necesites (y anteponerte a ti antes que a los demás). Pero en los negocios, esta palabra es incluso de mayor importancia.

Si vas diciendo a todos los que te rodean que sí, acabarás dejando el control de tu negocio en manos de otros en vez de manejarlo tú.

Cuando un cliente te pida algo poco razonable, si sabes que eres tú quien tiene la razón, dile “no“. Si un proveedor o tu socio te proponen un acuerdo que no te gusta, di simplemente “no“.

 

Montar un negocio

 

6. Desconfiar de tu instinto

“Confía en ti mismo” es una frase que se suele repetir mucho pero que pocas veces entendemos como es debido.

Lo que en realidad significa es que tus propios instintos son una herramienta extremadamente poderosa a la hora de tomar decisiones valiosas.

A menudo, solemos terminar mirando hacia atrás y pensando con remordimientos “carajo, sabía que eso era una mala idea” o teniendo algún tipo de pensamiento similar.

En el mundo empresarial sucede lo mismo. Si no eres valiente y sigues tus instintos, no llegarás muy lejos.

 

Montar un negocio

 

Con esto no quiero decir que cualquier corazonada loca que tengas la sigas sin pensar ni un segundo en ella; pero cuando se trata de tu negocio, seguir tu instinto muchas veces significa alcanzar las metas que te has propuesto.

Puede que en ocasiones dudes si arriesgarte es la mejor idea, por ejemplo, y en esos momentos es cuando más necesitarás escuchar lo que tu instinto y tu corazón tienen que decirte.

 

7. No proteger tu propiedad intelectual

Es una gran experiencia tener una empresa propia: ganas dinero, contribuyes a ayudar a la sociedad con tus productos, te sientes satisfecho por haber creado algo que es tuyo…

Por cierto, ¿has registrado el nombre de tu negocio, tu logotipo, y patentado los productos que vendes? Me apuesto lo que sea a que tu respuesta es no.

Un emprendedor suele estar tan metido en toda la creación del proyecto, y luego en administrarlo, que de lo último que se acuerda es de registrar y patentar sus ideas, su nombre y todo lo que tenga que ver con su negocio.

Si no quieres que un día algún sinvergüenza te robe todo lo que has conseguido hasta ahora, más te vale que vayas corriendo a proteger tu propiedad intelectual.

En este artículo aprenderás todos los pasos para hacerlo: Cómo patentar tu producto o marca paso a paso.

 

Montar un negocio

 

8. No revisar tus contratos

¿Conoces la expresión “una buena verja hace buenos vecinos“? Para los negocios, la regla es la misma.

No vayas por ahí firmando contratos sin leer hasta la última letra que hay en cada folio; y si lees todo, y hay algo con lo que no estés de acuerdo, dilo y no te lo calles.

 

Montar un negocio

 

Este es otro de los grandes errores que se suelen cometer sobre todo en los pequeños negocios; pero es esencial que revises cada contrato que pase por tus manos antes de firmar nada.

Da igual que sea documentación para arrendar un local, para trabajar con un distribuidor, o para contratar a un hombre o mujer de la limpieza.

Lee bien todos los papeles si no quieres ser la víctima de una estafa o arruinarte completamente.

 

9. Llevar tu negocio igual que tu casa

Hay demasiados emprendedores que manejan sus negocios como si fuesen una extensión de sus finanzas personales.

Al ser los dueños, toman un poco de dinero del negocio para comprar tal cosa para su casa, contratan a algún amigo o familiar que no sabe hacer ninguna tarea en la empresa porque les da pena que no tenga empleo…

Mala idea. Muy mala idea.

Construye el negocio adecuado para ti como profesional, y mantenlo siempre alejado de tu vida personal y de tus finanzas familiares.

 

Montar un negocio

 

10. No saber cuáles son tus finanzas

Si no sabes cuáles son tus beneficios, tus ingresos, tus gastos, el capital que requieres para ciertos procesos, tus deudas, tu flujo de dinero, y qué impuestos debes pagar, estás pidiendo a gritos meterte en problemas y hacer que tu negocio fracase.

Conocer las finanzas de cualquier emprendimiento será la diferencia entre tu triunfo o tu ruina.

Aunque no sepas nada de contabilidad, y un administrador lleve tus cuentas, es obligatorio que todos los meses te reúnas con él para que te enseñe y te explique todas estas cifras y no cometas errores en tus finanzas.

 

Montar un negocio

 

Estos son los 10 peores errores más frecuentes que cada día veo cometer a nuevos emprendedores a la hora de montar un negocio, y las 10 razones principales por las que muchos de ellos fracasan o se arruinan.

Por eso espero que después de haberlos leído, si tú estás pensando en arrancar tu proyecto, los tengas en cuenta y no los cometas si no quieres malgastar tu tiempo y tu dinero.

¿Cuál de estos errores no conocías tú? Déjame un comentario aquí abajo y dime qué piensas.

Shares
The following two tabs change content below.
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

43 comments on “10 errores que te harán fracasar al montar tu negocio

  1. Me parece de mucha utilidad los consejos aqui explicados.
    Creo que hay cosas que solo se aprenden con el tiempo y con fracasos.
    Ahunque esta ultima no sea la mejor pero en ciertas ocaciones solo perdiendo se aprende mejor .
    Muchas gracias por tanta informacion de tanta utilidad.

  2. Esque vamos…
    parece que me estas viendo ultimamente pero me viene cada articulo como anillo al deo…

    muuuuuuuchas gracias Andrès!!!
    gracias deverdad por esmerarte tanto en cada post que escribes…
    eres una caja de sorpresas…cada dia sacas algo nuevo y que va enganchando a pokito a poko…

    me encanta to lo que publicas y como te expresas…perdona que te tutee,pero esque te haces sentir cercano al publico…

    1000 Gracias!!

    • Jajajajajajaja será que tengo talentos ocultos para la adivinación! 😛 Miles de gracias a ti por estar ahí y sacar un poquito de tu tiempo para leerme, no sabes cuánto te lo agradezco 🙂

      Y tuteame por favor, que cuando me llaman señor me hacen sentir viejito!

  3. Excelente artìculo Andrès, te felicito.

    Humildemente le agregarìa no tener un sistema o adherirse a un sistema, ya que un negocio sin un sistema actualmente es muy dificil o casi imposible que pueda perdurar en el tiempo si pasa la prueba de negocio como tal.

  4. Me perecen muy bien estos comentarios acerca de los errores. Muchas gracias Andrés por la ayuda a los emprendedores. Saludos desde Chile

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

five × five =

About the Author

Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.